Page 9 - "El diablo llegó" y otros relatos
P. 9

talgia"; lo anterior pone de manifiesto uno de los principales

                              hallazgos en la prosa de César Garizurieta: una narrativa que

                              des-idealiza la infancia al mostrar hechos profundamente trá-

                              gicos, empero, despojados de patetismos y de juicios moralis-


                              tas; es decir, da cuenta de la realidad del modo en que sólo un

                              niño es capaz de hacerlo: brutal y hasta cruelmente.

                                    Si bien es cierto que la materia de los recuerdos suele ser

                              engañosa -digo engañosa porque, aceptémoslo o no, tras el

                              recuerdo, casi siempre se esconde una realidad menos inten-

                              sa, quizá muchas veces  también poco digna de ser tan  me-

                              morable-, para Garizurieta la memoria, el  pasado propio,

                              resulta una veta rica, casi ilimitada de dónde extraer historias.

                              Trasmite así varias anécdotas de infancia, a la vez que realiza


                              un recuento de las distintas aventuras vividas como juez en                                    9

                              pequeños  poblados  de provincia en el inicio de su carrera

                              profesional;  asimismo,  no  desaprovecha la oportunidad de

                              "coleccionar  recuerdos"  que  le  proporciona su privilegiada

                              posición en el gobierno.

                                    Otro de  los  aspectos  a destacar en la prosa de Garizu-

                              rieta es el empleo del humor. Para Miguel BLLStos Cerecedo,


                              en "Los olvidados", publicado en NiveL  Gaceta de Cultiira,

                              núm. 108,del31 dediciembrede 1971:




                                    Ga.rizurieca hacía gala de su hun1oris1no tropical, casi  lépero,

                                    incisivo, directo y mordaz; pero ellos [canco Ga.rizurieca co1no


                                    Efrén  Hernández] eran eso, excracerrescres, viviendo su nube
   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13   14