José
de la Colina


("Coli", "Koli", "Silvestre Lanza", "Andrés Marceño")


Nació en Santander, España, 24 de marzo de 1934
Murió en la Ciudad de México, 4 de noviembre de 2019


Llegó a México con sus padres en 1940. De formación autodidacta, sólo realizó sus estudios primarios en el Colegio Madrid. Muy joven inició su labor en el periodismo cultural como reseñista y corrector ("galeote del periodismo", cita Eduardo Lizalde). Más tarde fue crítico de cine y guionista, en Radio Universidad. Vivió en Cuba en los primeros años del régimen castrista. Fue uno de los iniciadores, a principios de los años sesenta, de una de las tareas más relevantes para el establecimiento de una cultura cinematográfica fincada en la producción y difusión de una nueva manera de hacer cine y de su estudio en escuelas especializadas. Nació así el grupo Nuevo Cine y su revista homónima, en la que el autor publicaba regularmente. Fue asesor de la Biblioteca de México y miembro del Sistema Nacional de Creadores. Publicó ensayo, cuento y reseñas en revistas, diarios y suplementos culturales: Revista Mexicana de Literatura, Ideas de México, Universidad de México, Plural, Vuelta (miembro de su Consejo de Redacción), Letras Libres (con sus columnas "As time goes by" y "Correo fantasma"), "Revista Mexicana de Cultura", "La Cultura en México", "Sábado" (cofundador y jefe de Redacción), "La Letra y la Imagen", "El Heraldo Cultural", "El Semanario Cultural" (director, 1982-2002), Milenio. Diario y su suplemento "Laberinto", en los que colaboró con sus columnas: "Carta de Esmógico City" (breves crónicas de la ciudad de México), "Los inmortales del momento" ('homenaje' a figuras de la cultura nacional y universal) y "Personerío".


José de la Colina Gurría, narrador, ensayista, periodista cultural, traductor, crítico y guionista de cine. En sus primeros libros: Cuentos para vencer a la muerte, Ven, caballo gris y otras narraciones, y La lucha con la pantera, recreó historias que van de la niñez y la juventud al erotismo y el recuerdo, con las que ideó un mundo de realidades y deseos, de estructuras formadas por el tiempo interior (como en el sueño) y exterior, que combinan la historia de aventuras y el hecho cotidiano, como en su cuento "La lucha con la pantera" o la nota policiaca en "Amor condusse noi". En Tren de historias, el autor retomó algunos temas y personajes de la historia y literatura universal y popular (la creación del mundo, Lilith, el Quijote, la Bella durmiente, las sirenas, Atila, Greta Garbo, Tongolele), para urdir historias en las que hace gala de gran capacidad lúdica y sarcástica; en Traer a cuento reúne su narrativa de 1959 a 2003. De la Colina fue un entusiasta cultivador de microrrelatos, aforismos, diálogos y cuentos rápidos que hacen del humor su principal efecto. Viajes narrados, libro misceláneo (recurso constante en su escritura), humorístico y amargo a la vez, que contiene testimonios de su historia personal ("viajes" a través del cine, salones citadinos, sus primeros encuentros con escritores de México y del exilio) y ficción con la que parte de objetos tales como una cajetilla de cigarros en su cuento "La cajetilla de faros" o del conocimiento del deseo y el amor, como en: "¡Siga a ese auto!", fragmentos de la novela ya legendaria e inconclusa "Animal de dos espaldas" (invención que él mismo difundió). Portarrelatos es, nuevamente, una recreación humorística de "retratos" de figuras protagónicas de la literatura. En sus libros de ensayos, Libertades imaginarias y De libertades fantasmas, se dan nuevamente su capacidad de juego y divertimento (a las que agrega la incertidumbre de lo fantasmal), la idea de que el ensayo no es más que "escritura errante", que va puntualmente de la mano de la libertad de la imaginación, en el caso del primero; en el segundo título agrega además: una "Entrevista de José de la Colina con José de la Colina". Otros libros de su autoría son ZigZag, Muertes ejemplares y Personerío, que muestran su habilidad para combinar el relato, el ensayo, el retrato literario, la crónica, y, sobre todo, la charla como un medio ideal con el lector. José de la Colina fue considerado por Fernando del Paso, como uno de los mejores prosistas de la literatura mexicana de la segunda mitad del siglo XX e inicios del XXI. Así, también, su labor como crítico en sus libros Miradas al cine y Prohibido asomarse al interior, en colaboración con Tomás Pérez Turrent, que incluye entrevistas a Luis Buñuel.





UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Instituto de Investigaciones Filológicas

Centro de Estudios Literarios

Circuito Mario de la Cueva s. n.; Ciudad Universitaria, C. P. 04510
Ciudad de México, tel.: 5622 7493

c. e.: demliterarios@gmail.com

D.R. © 2019. Hecho en México, todos los derechos reservados 2019. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Esta página se editó por última vez el 27 de noviembre de 2019.

Diseño: Mercedes Flores Reyna Programación: Julio Pérez López
Sitio web administrado por el Instituto de Investigaciones Filológicas, UNAM. c. e.: iiflweb@unam.mx



Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.