DOI: 10.19130/coreecom.clh.2019

Imagen-Presentacion

Preguntas frecuentes

 

Es un corpus electrónico del español colonial mexicano enfocado al estudio de la variación y del cambio lingüísticos. De ahí que para su conformación se consideren parámetros no sólo geográficos o temporales, sino también de estratificación social y cultural.

Los documentos de este corpus no pertenecen únicamente al territorio de la Nueva España (siglos XVI al XVIII), sino también a otras zonas como la Península Ibérica (dialectos mayoritarios que se trasladaron al Nuevo Mundo), o como Canarias y Cuba, áreas en las que se pudo llevar a cabo la mezcla y homogeneización de dialectos (koiné). El español hablado en México no sólo es el resultado de la adopción de un español peninsular, sino que en éste han intervenido diferentes factores lingüísticos, sociales e históricos que no se limitan a lo sucedido en México a partir de 1521.

Además, se incorporan diversas tradiciones discursivas y documentos que pertenecen a amanuenses de diferentes orígenes étnicos (españoles, criollos, indígenas, negros, etc.).

En el COREECOM es posible encontrar documentos formales, seminformales  e informales. En los documentos formales se incluyen: actas, cédulas reales, certificados de limpieza de sangre, inventarios, relaciones, testamentos, etc. Se consideran documentos seminformales: cartas de autodefensa, cartas de relación, denuncias, solicitudes matrimoniales, etc. En los documentos informales se encuentran: cartas personales, diarios, recados, etc.

El COREECOM presenta varias ventajes que se pueden agrupar en dos secciones:

a) Para la organización de los documentos, recopilados en diferentes archivos, se han considerado las grandes distinciones utilizadas para conocer el habla de una comunidad, a saber: nivel diatópico, nivel diastrático, nivel diafásico (dentro de éste se incorporan diferentes variedades textuales) y nivel diacrónico. Esta división permite al estudioso realizar investigaciones de diversa índole.

b) Además se ofrece una triple presentación que facilita diferentes estudios sobre los niveles de la lengua. Esta triple presentación consiste en lo siguiente: el facsímil, la trascripción paleográfica (que tiene como objetivo facilitar las investigaciones sobre grafemática, morfología y tradiciones de escritura), y la versión crítica (para facilitar los estudios de morfosintaxis, lexicología y semántica).

La trascripción paleográfica o estrecha implica un acercamiento objetivo al texto sin intervenciones por parte del editor; sin embargo, dentro del proyecto hay circunstancias que llevan a realizar o establecer ciertos criterios. Dado que dicha trascripción se encuentra acompañada del facsímil (en muchos casos), cuyo objetivo es facilitar al investigador estudios gráficos-fonológicos, morfológicos, de adquisición de escritura, así como de la evolución de las tradiciones gráficas, se prefiere que el acercamiento al texto por parte del lector sea claro y accesible.

Con respecto a la versión crítica, este tipo de trabajo se realiza con el objetivo de facilitar las investigaciones sintácticas, léxicas y semánticas. De ahí que aun cuando se presente una interpretación por parte del editor, éste debe recordar que debe mantenerse, en lo posible, fiel al original. Es una trascripción que puede leer cualquier estudioso de la época colonial sin la necesidad de ser un especialista en los tipos de escritura.

GEECOM (Grupo de Estudio del Español Colonial Mexicano): Banco de datos (COREECOM) [en línea]. Corpus Electrónico del Español Colonial Mexicano. Arias, B.(Coord.).IIFL-UNAM (Instituto de Investigaciones Filológicas, Universidad Nacional Autónoma de México) [Fecha de la consulta]

Sí, contamos con documentos de conquistadores como Hernán Cortés, Pedro de Alvarado, Vázquez de Coronado, entre otros. Estos documentos contienen la relación de los procesos armados. Además se cuenta con documentos de frailes como Bartolomé de las Casas, Domingo de Betanzos, Alonso de la Veracruz y Pedro de Gante, que narran el proceso de evangelización de la Nueva España. 

En el COREECOM se pueden encontrar documentos que dan testimonio de contacto lingüístico entre español y distintas lenguas indígenas como náhuatl, maya, purépecha, zapoteco y otras. Además, los textos muestran contacto entre español y distintas lenguas europeas, especialmente con el  portugués.

Para buscar léxico se recomiendan especialmente los siguientes tipos de documentos: bienes confiscados por el Santo Oficio, cartas de relación, cartas personales, facturas, inventarios de bienes, inventarios de minas, mercedes, memorias, pedidos, recaudos, relaciones de cargas, cuentas de mercaderías, relaciones de navíos y testamentos.

Entre los documentos coloniales existe una gran variedad de abreviaturas, sin embargo, hay unas que pueden considerarse generales dentro de los textos coloniales; estas son las siguientes:
 
Illmo= Ilustrísimo
Rmo = Realísimo
v mag = Vuestra Majestad
Vo = vecino
mrd = merced
q' = que
dho = dicho
nro = nuestro
juramo = juramento
drch = derecho

Además predominaba una serie  abreviaturas que corresponden con antropónimos como:
 
jo= Juan
fraco= Francisco
deo = Diego
alvo = Álvaro
jermo = Jerónimo
po = Pedro
Rgo = Rodrigo

Sin duda alguna, es uno de los aspectos de trascendental importancia que devela no sólo la ideología de la época, sino que se convierte en herramienta de gran  utilidad  para la investigación filológica. En el caso del maya yucateco la onomástica, a diferencia de otras lenguas indígenas, prevalece hasta nuestros días gracias a la resistencia de las comunidades y a la organización  política y social; sin embargo, no es sino gracias a estudios gráfico- fonológicos, que se advierte que, debido a la diferencia de patrones fonológicos entre los nuevos colonizadores, los apelativos se ven alterados en la escritura.

La toponimia también presenta alteración en  la escritura. Asimismo, cabe destacar que una buena cantidad de topónimos desapareció, debido a factores tales como las reducciones, quizá por esta razón algunos pueblos mayas huían a los lugares más recónditos para evitar ser dominados. El estudio de los topónimos posee un contenido cultural que permite acercarse a problemas antropológicos de diversa índole.

La procedencia de los documentos del COREECOM es muy variada, ya que dentro de la República  Mexicana se han consultado diversos archivos. En la Ciudad de México: el Archivo General de la Nación, el Archivo Histórico del Arzobispado de México, el Archivo Histórico de  la Basílica de Guadalupe, el Archivo del Colegio de las Vizcaínas,  el Fondo reservado de la Biblioteca Nacional,  entre otros. Además se han consultado diversos archivos estatales y municipales en Zacatecas, Michoacán, Tlaxcala, Oaxaca y Jalisco.

Se han incluido también documentos procedentes de archivos españoles como: Archivo General de Indias, Archivo de Protocolos de Sevilla, Archivo Histórico Nacional, Biblioteca Nacional, Archivo General de Simancas, el Centro de Patrimonio Documental de Euskadi.  Hay, asimismo, documentos procedentes de los Estados Unidos, particularmente de la Colección Nattie Lee Benson Latin American Collection (University of Texas, Austin).