Semblanza

Un centenario: Juan José Arreola

 

Gamaliel Valentín González

Investigador independiente

Editor Literatura Mexicana

 

El 8 de diciembre de 1958, un joven José Emilio Pacheco se presentó en la casa de Juan José Arreola con el propósito de ayudarlo a superar el bloqueo creativo que le había impedido escribir un libro por el cual le habían dado un adelanto económico. El autor jalisciense contaba con una semana para cumplir su compromiso, así que no hubo más remedio que dictarle a José Emilio las líneas que describían cada imagen que por su mente pasaba. Así nació Bestiario, estampa nítida del genio inventivo de Arreola (Castañón, 2007: 47).

Juan José Arreola Zúñiga nació el 21 de septiembre de 1918 en Zapotlán el Grande, hoy llamado Ciudad Guzmán. Desde la infancia cultivó una invaluable memoria con cada suceso que envolvió su vida, como la Guerra Cristera o las tardes en el Cinema Tour, un vagón de tren habilitado como sala de cine, semilla del gran cuento “El guardajugas”. Su naciente inquietud intelectual lo llevó a ser reconocido en el colegio como un destacado declamador con buenas dotes expresivas.

Cumplidos los 18 años, viajó a la capital mexicana para estudiar en la Escuela de Teatro de Bellas Artes, donde lo acogió Fernando Wagner. Al hacerse cargo Rodolfo Usigli del Departamento de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes , Arreola integró, junto con Julián Soler, Ignacio Retes y otros, el llamado Teatro de Media Noche, obteniendo un éxito que los llevó a presentarse fuera de la Ciudad de México. Al cabo de poco más de tres años, tuvo que regresar a Zapotlán, luego de una desafortunada gira por Celaya que dejó sin fondos a él y a sus compañeros.

Los años cuarenta atestiguaron su incursión en el periodismo, sus primeras publicaciones (poesía, teatro, cuento) y el encuentro con Sara Sánchez Torres, con quien contrajo nupcias en 1943. Trabajó, durante tres años, como jefe de circulación de El Occidental, diario fundado por Jorge Dipp Murad. Entabló valiosos vínculos intelectuales, como el que logró con el poeta Pablo Neruda cuando, en presencia del chileno, recitó el “Poema veinte” y “Farewell”, en 1942, durante una velada. Tal fue el gusto de Neruda por la personalidad de Arreola y las tierras jaliscienses del Sur que no dudó en dedicar algunos versos a Zapotlán y proponerle a su anfitrión que fuera su asistente, lo cual nunca se concretó. Otro emocionante encuentro fue el que tuvo con Arturo Rivas Sáinz, quien se entusiasmó tanto con la lectura de “Hizo el bien mientras vivió” que decidió crear Eos. Revista Jalisciense de Literatura e invitó a Arreola como editor. La existencia de Eos fue breve, pero tuvo afortunadas consecuencias, pues pronto vio la luz Pan. Revista de Literatura, lo que supuso conocer y trabajar con Antonio Alatorre y Juan Rulfo.

Juan José Arreola nunca dejó de impresionar al mundo intelectual, pues tal como sucedió con Pablo Neruda, el actor Louis Jouvet quedó maravillado con el encanto del jalisciense, quien no sólo había visto sus películas sino que conocía algunas de sus aficiones más íntimas. Arreola abordó a Jouvet para saludarlo a la salida del Teatro Degollado, en 1944, y consiguió que el francés le pidiera su nombre, dirección y le prometiera que iría a París para estudiar teatro. Tras la aventura europea que lo llevó a conocer gente como Jean Louis Barrault –acaso por la nostalgia que le provocaban Sara y su hija Claudia– el de Zapotlán volvió a México y, en 1946 ingresó a la que, según sus palabras, fue su “Universidad”: el Fondo de Cultura Económica. Ahí comenzó redactando solapas, fue corrector de pruebas, traductor, editor y autor. Creó Los Presentes, colección a su cargo de la que formaron parte Francisco Tario, Rubén Bonifaz Nuño, Carlos Pellicer, Elena Poniatowska, Carlos Fuentes y Julio Cortázar, entre otros.

El primer libro de Juan José Arreola fue llevado a la estampa en 1949; se trata de Varia invención, luego vendrían Confabulario (1952), Bestiario (1959), Palindroma (1972) y La feria (1963), su única novela, en la cual se distingue, entre recuerdos y ficciones, la vida, usos y costumbres de Zapotlán el Grande. La buena crítica y aceptación de su obra le valieron halagos de Jorge Luis Borges, Alfonso Reyes y Gabriel García Márquez, así como diversos premios y reconocimientos, entre los que destacan el Premio Jalisco de Literatura (1953), Premio Xavier Villaurrutia (1963), Premio Nacional de Periodismo, Oficial de Artes y Letras del Gobierno de Francia (1977), Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura (1979), Premio Jalisco de Letras (1989), El escritor mediáticoPremio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo (1992), Premio Internacional Alfonso Reyes (1995), Doctor Honoris Causa por la Universidad de Colima (1996) y Premio Iberoamericano de Literatura Ramón López Velarde (1998).

El influjo de Juan José Arreola acompañó al pasado siglo hasta sus últimos años, ya fuera en las letras de los autores consolidados que impulsó en sus talleres, como José Agustín, Elsa Cross y Alejandro Aura, en sus fieles lectores, o incluso en quienes, ajenos a su quehacer literario, lo vieron en alguna de sus constantes intervenciones en televisión. Murió el 3 de diciembre de 2001, en Guadalajara. Fernando del Paso lo despidió con estas palabras: “¿qué sería de la memoria sin el olvido, que le decanta y le deslinda?, ¿qué sería del olvido sin la memoria, que lo espanta y no lo abarca? Déjame, Juan José, olvidarte mientras te recuerdo. Déjame recordarte mientras te olvido” (Castañón, 2007: 80).

Referencias

  • Arreola, Juan José, Narrativa completa. México: Alfaguara, 1997.
  • Arreola, Juan José, Prosa dispersa. Antología, presentación, selección y notas de Orso Arreola. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2002.
  • Arreola, Juan José y Fernando del Paso, Memoria y olvido. Vida de Juan José Arreola (1920-1947). 2ª ed. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1996.
  • Castañón, Adolfo y Nelly Palafox, Para leer a Juan José Arreola. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2007.
  • Mata, Óscar. Juan José Arreola, maestro editor. México: Ediciones Sin Nombre / Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2003.